Respirar, coger oxígeno para vivir. Así comenzó todo, utilizando nuestro oxígeno para dar vida al mundo, para que respire. Tan sólo un grupo de soñadores, inventores, creativos y románticos, que aman la vida y que creen que no hay cosas imposibles, que los límites nos los ponemos los humanos y que quiere compartir con vosotros el trabajo de estas semanas, porque sin vosotros, sin cada granito de arena, sin vuestra fuerza y apoyo nunca habríamos llegado hasta aquí. Reesistencia somos todas y todos. De personas para personas.